10 Ago

Dedúcete los gastos de transporte y comidas

Si eres un profesional que a menudo tiene que desplazarse para visitar a tus clientes y tienes que soportar gastos de transporte y comidas, puedes relacionar dichos gastos a tu actividad, aunque deberás seguir una serie de cautelas ya que la administración es estricta para aceptarlos.

Lo importante es que puedas demostrar que dichos gastos están relacionados con tu actividad, así que lo primero será recopilar pruebas para acreditar que dichos gastos son realmente tuyos, por lo que es interesante que siempre que sea posible procures obtener una factura a tu nombre y si  no es posible, guardes el tique y pagues siempre que puedas con tarjeta.

Además, para acreditar que realmente están relacionados con tu actividad te aconsejamos que sigas estas cautelas:

  • Si viajas en taxi. Pide al taxista que en su factura conste tu nombre, fecha, hora y el trayecto realizado para que se vea la finalidad del desplazamiento y que estaba relacionado con la actividad.
  • Si viajas en autobus, metro o tren. Tendrá que ser en horario laboral ya que hacienda solo considera a los viajes relacionados en dichas horas como relacionados con la actividad, así que te podrás deducir los tiques y bonos de transporte en los que aparezca reflejada la fecha y la hora de uso y que estén en ese intervalo de tiempo.
  • En el caso de las comidas, podrás deducirte igualmente sólo aquéllas que se produzcan en días hábiles, cuando tengas que visitar a algún cliente o realizar alguna gestión. Si el restaurante se encuentra en una localidad diferente, o no está cerca de donde vives o tienes tu despacho, y puedes acreditar que en dicha zona tienes clientes o contactos, Hacienda no se opondrá a ello. Pero ojo, porque si comes en un restaurante cercano a tu casa o a tu despacho, Hacienda considerará que dichas comidas pertenecen a tu ámbito personal y no son deducibles.
  • Ahora bien, se distingue este punto en el caso de las invitaciones, y es que si invitas a algún cliente podrás deducirte tanto la comida de él como la tuya, independientemente de la ubicación del restaurante, puesto que las atenciones a clientes son deducibles. Aún así, el gasto asumido deberá ser razonable y esporádico y te deberás asegurar también de que en las facturas o tiques conste que fueron varios los comensales.

Para finalizar te dejamos con la mejor solución y que te ahorrará todos estos trámites. Si es posible, intenta que en las facturas que emitas a tus clientes, aparezcan desglosados tus honorarios y, aparte, los gastos de comida, estancia y transporte que hayas tenido que soportar por prestar el servicio facturado, en concepto de gastos incurridos por tu cuenta. Si lo haces así, Hacienda no pondrá en duda que dichos costes realmente están relacionados con tu actividad ya que los habrás repercutido sobre tus clientes.

En su Contable te lo ponemos fácil y no perderas ningún tiket de gastos haz una foto de ellos con tu teléfono móvil y enviala a su contable y nosotros lo contabilizamos y archinamos en tu administración.