07 Abr

Gastos deducibles para autónomos que trabajan en casa

Autónomos gastos deducibles

Cuando un autónomo desarrolla su actividad laboral desde casa, puede encontrarse con ciertas diferencias de criterio con Hacienda, en lo que a gastos deducibles se refiere.

Hacienda siempre ha establecido que los autónomos pueden deducir los gastos derivados de la titularidad de su vivienda, de manera proporcional al espacio utilizado por el autónomo para desempeñar su actividad.

Así, los gastos deducibles para autónomos que trabajan en casa son: el coste de la comunidad de propietarios, el impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), la tasa de basuras, los pagos de la hipoteca o los seguros, entre otros.

Como hemos mencionado, Hacienda concibe estas deducciones siempre en proporción al espacio de la vivienda utilizado por el autónomo para realizar su trabajo. Como ejemplo, si la casa cuenta con 100 metros cuadrados y la estancia en la que se trabaja tiene 20 metros cuadrados, entonces el autónomo podrá deducir un 20% de los diferentes gastos deducibles.

Autónomos que trabajanEn cuanto a los suministros de la vivienda (electricidad, agua, gas, internet, teléfono, etc.), Hacienda no los consideraba gastos deducibles, ni si quiera de forma proporcional, debido a que no se trata de costes destinados de forma exclusiva al desempeño de la actividad económica.

Afortunadamente, el Tribunal Económico Administrativo Central falló hace pocos meses una sentencia pionera contra la interpretación de la Agencia Tributaria, aceptando con ella la deducibilidad de los suministros de la vivienda. Así, actualmente deben ser admitidos todos aquellos costes de suministros que el contribuyente pruebe que son necesarios para desarrollar su actividad económica como autónomo. Sin embargo, en este caso la deducción no se puede realizar directamente en proporción del espacio de la vivienda utilizado para trabajar, sino que se debe emplear un criterio combinado de los metros cuadrados utilizados y los días laborables y las horas en las que se ha trabajado.

Si aún dudas sobre si determinados gastos son deducibles en tu caso particular, existen tres aspectos importantes que debes tener en cuenta:

  1. Correlación entre tus gastos y tu actividad económica profesional – para que un gasto sea deducible, éste debe estar relacionado con tu actividad profesional. Por ejemplo, si tu actividad requiere que estés colegiado obligatoriamente, ese será un gasto deducible; por el contrario, una cena en familia un fin de semana no es deducible.
  2. Acreditación de los gastos derivados de tu actividad profesional – para deducir cualquier gasto debes contar con la factura correspondiente.
  3. Coherencia entre beneficios y costes – aunque parezca una perogrullada, tus beneficios y tus gastos deben estar relacionados. Si tus gastos no están justificados de ninguna manera, no podrás deducirlos.